Guía Técnica

GUÍA TÉCNICA

> Ir a Índice

3.1. Margen de tensión de entrada

Dado que la tensión de red varía de un país a otro, e incluso dentro de un mismo país, debe preveerse algún modo de adaptar las fuentes de alimentación a estas distintas tensiones. Bajo este prisma, existen tres tipos de fuentes conmutadas: las que sólo pueden operar con una tensión nominal, las que permiten al usuario seleccionar la tensión de funcionamiento y las de entrada universal, que funcionan con cualquier tensión comprendida en un amplio margen (típicamente de 90 a 260V) sin necesidad de ninguna selección. Este último sistema se utiliza normalmente para fuentes de poca potencia, puesto que exige, para las mismas características de salida, la utilización de componentes de mayores prestaciones en el primario que en los otros dos sistemas. También es habitual en fuentes dotadas de corrector de factor de potencia (PFC), en cuyo caso es este circuito corrector el que absorbe las variaciones de tensión de entrada (ver apartado 7.1.5.). En las fuentes provistas de selector de tensión, el circuito comúnmente utilizado es el de la figura-13. Cuando la fuente se conecta a 115V, el conmutador de tensión de entrada (W) está conectado y el circuito se comporta como un doblador de tensión. Para una tensión de 230V se deja W abierto, con lo que el circuito constituye un rectificador de onda completa. Así tenemos que la tensión a la que se cargan C1 y C2, y que se aplica al convertidor, es en ambos casos de unos 320V, es decir el valor de pico de una tensión alterna de 230V. En algunos casos W se sustituye por un triac gobernado por un circuito que selecciona automáticamente el rango de tensión de entrada.

Figura-13

Figura-13

Figura-14

Figura-14